Lost girls

11 06 2008

Lost Girls es una novela gráfica de corte erótico que Moore realizó junto a Melinda Gebbie (dibujos). Narra

la historia de tres conocidos personajes de finales del siglo XIX y principios del siglo XX: Alicia (de Alicia en el País de las Maravillas), Dorothy (de El Mago de Oz) y Wendy (de Peter Pan) que se ven envueltas en una historia que el mismo Moore ha definido como “pornográfica“. Ellas se conocen ya adultas y se involucran mutuamente en una serie de aventuras sexuales en el marco de una sociedad decimonónica muy reprimida y conservadora.

El trabajo comenzó en 1991, publicándose los primeros seis capítulos en una antología de la revista Taboo, pero no se concluyó hasta mediados de 2006, en donde fue lanzada como novela gráfica.

Fruto de los casi 16 años de trabajo conjunto Moore y Gebbie iniciaron una relación sentimental que confluyó en el anuncio de su matrimonio en 2005.

Lee más en La Cárcel de Papel,  en Súpercomics, el blog de Norma Editorial o en Papel en Blanco.

(¡Lo recomiendo!)





Héroes con perfil humano

11 06 2008

23 de Marzo del 2008

Roel Jiménez
Agencia Reforma

Monterrey— El primer vistazo a la adaptación al cine del comic ‘Watchmen’ ya circula en Internet con varias fotos de los personajes principales, pero la pregunta de muchos fans sigue en el aire: ¿valdrá la pena verla en acción viva?

La cinta dirigida por Zack Snyder, quien antes realizó ‘300’ (también adaptada de una historieta), tiene en su camino a la pantalla grande un difícil reto, pues el comic en que está basada es considerado mítico dentro del universo de los superhéroes.

A un año de llegar a las salas cinematográficas, el joven director ya puso rostro a cinco de los protagonistas de ‘Watchmen’: Jeffrey Dean Morgan es El Comediante, Patrick Wilson interpreta a Búho Nocturno, Matthew Goode da vida a Ozymandias, Jackie Earle Haley personifica a Rorschach, y Malin Akerman desarrolla el papel de Espectro de Seda.

Creada por los británicos Alan Moore (escritor) y Dave Gibbons (dibujante), la historieta la publicó por primera vez DC Comics, editorial dueña de héroes como ‘Superman’ y ‘Batman’, durante los años 1986 y 1987 como una serie de 12 números, siendo reeditada varias veces y traducida a distintos idiomas, entre ellos el español.

‘Watchmen’ se convirtió en 1988 en la primera novela gráfica en conseguir un premio Hugo, galardón otorgado a escritores de ciencia ficción y fantasía.

También es la única obra de su género que aparece en la lista ‘100 Best Novels: 1923 to the Present’, elaborada en 2005 por la revista Time.

La gran aportación de este comic a la transformación de los superhéroes en los años 80 fue mostrarlos menos poderosos y más cercanos al público, sufriendo pérdidas y lidiando con dudas sobre su misión, como cualquier persona.

Además, dejó claro a los editores que un estilo maduro y profundo es también bien aceptado entre el público seguidor de las historietas.

Moore es creador de otros exitosos comics como ‘V de Vendetta’, ‘La Liga Extraordinaria’ y ‘Desde el Infierno’, y se sabe que nunca está de acuerdo en cómo se adaptan sus historias a la pantalla grande. El resultado en taquilla de las antes mencionadas parece darle la razón, ¿tendrá ‘Watchmen’ mejor suerte?

Unos superhéroes muy normales
La trama de Watchmen se desarrolla en 1985, cuando Estados Unidos está a punto de entrar en una guerra nuclear con la Unión Soviética.

En este escenario, se narra la historia de un grupo de superhéroes del pasado y el presente, y los hechos que rodean el misterioso asesinato de uno de ellos.

‘Watchmen’ presenta a sus héroes como gente común que debe enfrentar sus propios conflictos éticos, individuos que luchan contra trastornos y fracasos y que, con excepción del Dr. Manhattan, carecen por completo de superpoderes, pero eso no los detiene para luchar contra las fuerzas del mal.

La ciudad de Nueva York retratada refleja perfectamente el espíritu estadounidense de aquellos años: es la época de los yuppies, los inicios de las computadoras personales, el desarrollo de las primeras multinacionales, los políticos neoconservadores y la Guerra Fría.

El mundo vive una bonanza tecnológica con una mezcla de euforia y terror morboso, ante la amenaza del “dedo sobre el botón rojo”.

Eso ocurría en la realidad cuando se lanzó el comic, lo que contribuyó a que el público se sintiera más identificado con lo que ocurría en la ficción.

[Fuente: periócido El diario (de México)]





The Forty-Niners

11 06 2008

The Forty-Niners es una suerte de ‘precuela’ a la serie en doce tomos del propio Moore Top Ten, que nos sitúa en una ciudad habitada enteramente por superhéroes y personajes de historieta en la que el cuerpo de policía se enfrenta a casos disparatados, desde infracciones de tráfico causadas por teleportadores a redes de pederastia camufladas bajo ‘ligas de la justicia’. En The Forty-Niners asisitimos a la fundación de la ciudad justo después de la segunda Guerra Mundial y conocemos el trasfondo de alguno de los personajes más veteranos.

De la misma manera que en Miracleman y Watchmen tomó a personajes convencionales ya existentes y les confirió espesor humano, aquí seguimos reconociendo figuras un tanto desubicadas al tener que comportarse como seres reales.

Eso no quita que Moore posea todavía una inventiva y un ingenio a prueba de bombas. Valga citar la sensacional “mafia vampira” de The Forty-Niners (Soy un húngaro-americano con una condición médica congénita.) y su capacidad para plantear temas como la intolerancia, el racismo o la homofobia.





Maxwell the Magic cat

15 05 2008

Se trata de una tira cómica que escribió y dibujó el propio Alan Moore durante su comienzo en gran Britania. La publicó bajo el pseudónimo ‘Jill de Ray’, en parodia del asesino francés Gilles de Rais.

La publicón en Northants Post desde 1979, y fue recopilada en cuatro historietas en Acme Press entre 1986 y 1987.





A small killing

15 05 2008

A Small Killing es una graphic novel publicada en Gran Bretaña en 1991 por Victor Gollancz, y en 1993 en Estados Unidos por Dark Horse. Recibió el premio Eisner a la mejor graphic novel en 1994 y es, desde varios puntos de vista, una de las mejores obras escritas por Alan Moore, que en este caso cuenta con el dibujo (más elementos argumentales) del dibujante argentino Oscar Zárate.

No obstante, cada vez que se enumeran las obras maestras escritas por Alan Moore, A Small Killing suele ser una notoria ausencia. Watchmen o From Hell ocupan por lo general los primeros puestos en tales enumeraciones. V for Vendetta nunca abandona la lista, como tampoco Swamp Thing. Pero A Small Killing, a pesar de participar de algunas de las características que hicieron de las obras citadas lo que son (el uso de la simbología como factor narrativo, la crítica política, el paralelismo entre el individuo y la sociedad, etc.) no ha entrado en el “canon” de las obras mooreanas.

Puede que la explicación radique en la situación de “bisagra” que ocupa A Small Killing. Fue escrita en un periodo de transición en el que Moore abandonó (por un tiempo) el género de superhéroes para adentrarse en otros temas, desde el erótico al histórico. Pero comparte con sus trabajos sobre superhéroes una cualidad fundamental que está más o menos ausente de sus obras de la década de 1990: la crítica política explícita al liberalismo conservador de Margaret Thatcher y Ronald Reagan. La perspectiva que Moore adoptó en trabajos ulteriores sobre el tema político (tema que, por otra parte, vertebra toda su obra) se diluía en aspectos culturales más generales o en reflexiones sobre la sexualidad, o incluso sobre la magia. En cierto modo, A Small Killing es, hasta el momento, la última obra política de Moore, y, en todo caso, un compendio de su trabajo en la década de 1980.

La transformación conservadora

Esencialmente, y desde el punto de vista político, A Small Killing es la historia de la transformación de un sujeto: Timothy Hole, un joven izquierdista que acaba integrándose en una cultura derechista. Cuando su conciencia alcanza un punto de saturación determinado, se produce un proceso de regresión a sus orígenes en todos los aspectos (no sólo político) y, de la lucha entablada entre la persona que fue (representada por el niño que le persigue durante toda la historia) y la que es, surge un nuevo Tim Hole. En realidad, el tema central de A Small Killing es la relación entre la conciencia y la forma en que el pasado, y nuestros actos, inciden sobre ella; la cuestión política, en concreto, es uno de los principales integrantes de la conciencia del personaje. El nombre de la novela gráfica, A Small Killing (“Un pequeño asesinato”) se debe a que los small killings, las crueldades y traiciones que Hole ha ido realizando a lo largo de los años, quieren ser devueltos o vengados con otro small killing por parte de la misma conciencia de Tim Hole. En otras palabras, quiere ajustar cuentas consigo mismo.





Top 10

15 05 2008

2000-2005

En Top10 da un paso más allá y exhibe ya no sólo su conocimiento del medio y sus capacidades narrativas, junto a su proverbial meticulosidad a la hora de diseñar el contenido de cada viñeta, siempre llena de detalles y mensajes para el ojo entrenado, sino también demuestra su conocimiento del mundo del comic.

La premisa de Top 10 es muy sencillo: en un mundo donde todos los habitantes son superhéroes, la policía tiene que ser muy especial para enfrentarse a lo que les rodea. Y bajo ese punto de partida consigue diseñar personajes ricos en matices, que evolucionan a lo largo del libro y que crecen ante tus propios ojos. Y consigue hacer “metacomic” con multitud de autorreferencias a las historias que llevan décadas poblando las viñetas. Pero vistas desde un punto de vista mucho más maduro y crítico. A veces de forma seria, otras con humor ácido, Moore consigue recrear, imitar y repetir historias del género aparecidas con otros superhéroes en otras colecciones y, aún así, terminar la historia con una sonrisa o unos minutos de reflexión.

Todo ello con una historia, o mejor dicho varias historias, trepidantes, emocionantes y divertidas. Porque en el fondo Top 10 es la quintaesencia del comic de superhéroes. A lo largo de sus páginas, que recogen una temporada de la serie, transcurre un arco argumental de asesinato con implicaciones de altas esferas, arcos argumentales de varios números y otros de apenas unas páginas. Son los casos de los agentes que van desde asesinatos hasta peleas de pandilleros.

Impagables algunas de las historias breves, como el asesinato del supuestamente invulnerable Balder en un bar lleno de dioses o el intento de aniquilación de una plaga de superratones que, al involucrar los gatos deriva en un secret wars/crisis en una escalada creciente. Las historias, los héroes son el compendio de muchas otras y, aunque todos pueden disfrutarlo (no son historias especialmente difíciles) aquellos que han leído más comics podrán sonreír más a menudo.





¡Leed Capitán Britania!

14 05 2008

“Leer Capitán Britania me ha proporcionado abundantes sorpresas agradables, después de tanto tiempo sin revisarlo que ha sido casi como leerlo por vez primera. Confío en que aquellos que igualmente no lo hayan visto en mucho tiempo (a que tal vez estén leyéndolo por vez primera) lo encuentren igual de sorprendente y agradable.”
– Alan Moore